Un poema de Oliver Guevara

Piedra

 

 

Temíamos sus fauces
el vacío en  carne
el líquido tibio en tierra
el dolor hincado en huesos

sabíamos que un palo bastaba

                                                          una carrera al doblar esquina

Cuando abrió su hocico a la primer pedrada
hicimos que no escuchábamos
marchamos fúnebres
abrimos los puños

                                dejamos caer todos nuestros muertos.

(Visited 60 times, 1 visits today)

Related Post

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario