TENEBRIS INTERLUCENTEM, un poema de James Elroy Flecker

 

Un jilguero que había perdido su camino
cantaba en una rama ennegrecida del Infierno,
hasta que todos los fantasmas recordaron bien
los árboles, el viento, el día dorado.

Al fin supieron que habían muerto
cuando escucharon música en esa tierra
y alguien allí deslizó hacia adelante la mano
para acercar a un hermano a su lado.

 
 
 
 
 
 
 

(Visited 63 times, 1 visits today)

Related Post

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario