Dos mentiras hacen una verdad

 

Le soy devoto a la niñez que armas
con piezas ajenas. Si la escucho varias veces
se torna verídica la versión de tu tía trayendo
su famoso postre de manzana a todas las reuniones
familiares. Aunque dicha tía no exista
y su postre sea solo una excusa
para sentarnos a la mesa y tomar café,
pasar revista a tus futuros parientes salidos de un recetario.

(Visited 249 times, 1 visits today)

Related Post

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario