Dios nos agarre censurados

José Pérez | Ciudad de Troya | Hace ya algunas décadas, el mismo fenómeno ocurrió en el país vecino, razones y paralelismos aparte, el proceso con el que el que Columbine fue confrontado, contra el proceso que comienza a dibujarse aquí, establecen un contraste desolador: